Las exigencias de monitoreo continuo iniciaron su aplicación con la entrada en vigencia del D.S. N° 13/2011 del Ministerio del Medio Ambiente, que “Establece Norma de Emisión para Centrales Termoeléctricas”. Posteriormente, a finales de 2013, comienza la aplicación de este tipo de sistemas de monitoreo en la Minería, con la publicación de la norma específica D.S. N° 28/2013 del Ministerio del Medio Ambiente, que “Establece Norma de Emisión para Fundiciones de Cobre y Fuentes Emisoras de Arsénico”, que busca disminuir las emisiones de Arsénico y Azufre, además de establecer monitoreos continuos de SO2, en las principales fuentes emisoras de estos contaminantes. Finalmente, en 2014 con la publicación de su correspondiente protocolo, la Resolución Exenta N° 694/15, se mejora la fiscalización de este tipo de fuentes, ya que establece criterios y términos estandarizados para las distintas etapas del proceso productivo.

Es seguro que, en el mediano plazo, este incremento progresivo de las exigencias de monitoreo continuo de emisiones se traslade también a otros componentes ambientales como calidad del aire y del agua. En esta instancia es donde se deben considerar sistemas de monitoreo que, de acuerdo a los requerimientos, alcancen un óptimo técnico-económico, de modo que se obtenga el máximo rendimiento de la inversión junto con el cumplimiento normativo de los componentes que se requiere hacer seguimiento.

Para ello, ya sea en sistemas nuevos o existentes, debe analizarse en profundidad un gran número de aspectos, de los que podemos destacar: parámetros a monitorear en relación al proceso, el medioambiente, la legislación aplicable, los procedimientos e instrucciones disponibles, las diferentes tecnologías y sistemas disponibles, o las  nuevas tendencias a nivel internacional.

Del análisis debe obtenerse un sistema robusto y fiable, asegurando la continuidad de información, evitando posibles faltas y, a su vez, consiguiendo ventajas relacionadas con la disponibilidad de información del proceso productivo y con ello alcanzando una optimización de costos de explotación.

La recomendación es entonces la implementación de sistemas que sean capaces de ofrecer una solución global, como medio para obtener importantes reducciones en costos y asegurar el cumplimiento de la legislación aplicable.

Artículo publicado en la revista ‘Minería Total’ número 24 (septiembre – octubre 2016. Página 53)

es en

Previous post

Nace Winda, base de datos global y digital para los certificados GWO

Next post

INERCO Chile presenta una innovadora solución de gestión de riesgo a través de una app móvil: eFinding

The Author

Antonio Alvarado Ramos

Antonio Alvarado Ramos

Gerente de INERCO Inspección y Control

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *