INERCO ha participado activamente en el hallazgo y puesta en valor del yacimiento arqueológico del pueblo muisca, el descubrimiento de este tipo más importante en Colombia en los últimos tiempos.

Los trabajos de construcción de la subestación de Nueva Esperanza, en Soacha (Cudinamarca), han permitido recuperar unas 15 toneladas de restos arqueológicos en el terreno que ahora ocupa la subestación eléctrica operada por Codensa y que servirá para abastecer a la población de Bogotá.

En concreto, los trabajos llevados a cabo por INERCO —con un equipo humano de 150 profesionales— se han centrado en el acompañamiento de la construcción de las líneas de transmisión del proyecto Nueva Esperanza de CODENSA, donde se ha localizado el mayor hallazgo arqueológico de la historia de Colombia: 612 huesos humanos y 88 piezas de cerámica encontradas en la primera etapa de la construcción de la subestación de Nueva Esperanza.

Todo el material, analizado y clasificado en el Laboratorio Arqueológico de INERCO Colombia, ha permitido profundizar en el conocimiento de la sociedad muisca de hace 24 siglos y que, como afirma Tatiana Santa, coordinadora técnica de INERCO, “ha permitido obtener información sobre la salud, el desarrollo social, urbano y económico de este pueblo, que vivió cerca del salto de Tequendama, territorio ocupado hoy por el municipio de Soacha”.

es en

Previous post

INERCO, en la Mesa redonda de la Escuela de Ingenieros de Sevilla sobre energías futuras y Cambio Climático

Next post

El profesor Eladio Romero, coordinador de la Cátedra INERCO, profundiza en la determinación del daño sustancial ante los delitos contra el medio ambiente

The Author

Laura Fernández Baco

Laura Fernández Baco

Gerente General INERCO Consultoría Colombia