En el marco de la economía circular existe una tendencia a implementar un nuevo modelo que cierre el ciclo de vida de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía frente a otro sistema más consumista, dominante en la actualidad aunque no sin detractores.

En este contexto surgió hace años el concepto de vertido/ril cero (ZLD en sus siglas en inglés). Su objetivo principal es la reducción, hasta su mínima expresión, de los vertidos/riles de las instalaciones, de manera que se obtenga agua reutilizable para el proceso, minimizando los consumos y el impacto ambiental.

La aplicación de soluciones de vertido/ril cero en lavaderos de vehículos, según el diseño de INERCO, permite reciclar el líquido utilizado durante el lavado para obtener un agua limpia y sin olores, que es utilizable nuevamente.

Este sistema está recomendado para todo tipo de instalaciones de lavado de vehículos: automóviles, camiones, trenes, autobuses, maquinaria para obra civil, etc. Su uso permite, por un lado, una mejora económica asociada a la reducción del consumo de agua y, por otro, una mejora medioambiental por la minoración del vertido/ril asociado a la instalación.

El esquema de funcionamiento recoge la experiencia previa obtenida por INERCO durante la aplicación del concepto de vertido/ril cero en múltiples instalaciones y procesos. Para ello, la instalación debe contemplar:

  • La eliminación de sólidos mediante la combinación de tecnologías de tratamiento centrífugo, decantación y microfiltración.
  • El tratamiento físico-bacteriológico para eliminar microorganismos y evitar proliferaciones de bacterias anaerobias.
  • La separación de aceites y grasas.

Ventajas del Vertido/RIL Cero en lavaderos de vehículos

Adicionalmente a las mejoras económicas y medioambientales mencionadas —y desde el punto de vista operativo— el avanzado diseño de este tipo de instalaciones presenta importantes ventajas:

  • Los costes de operación son mínimos, ya que el funcionamiento de la instalación es totalmente automático y no necesita productos químicos, ozono, ni tampoco el cambio de elementos filtrantes.
  • El agua final obtenida cumple en todo momento la reglamentación vigente en aquellos parámetros generalmente controlados en un proceso de lavado de vehículos: DBO, DQO, sólidos en suspensión, grasas y aceites.

En definitiva, la instalación de una planta de tratamiento de aguas en lavaderos de vehículos, ajustada al  vertido/ril cero permite ahorros económicos y mejoras medioambientales significativas. Las experiencias previas y los excelentes resultados obtenidos en Europa y Latinoamérica son el mejor aval para la aplicación de esta tecnología.

Artículo publicado en la revista Agua (Chile)

es en

Previous post

Safety Engineering: Diseño seguro desde el concepto a la operación

Next post

INERCO, experto invitado por CEPSA a su Taller de Fiabilidad para la Industria

The Author

Antonio Copado Ceballos

Antonio Copado Ceballos

INERCO Tratamiento de Aguas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *